jueves, 4 de abril de 2013

Laos a golpe de pedal




35$ es el precio hay que pagar para obtener un visado de entrada a "la tierra del millón de elefantes" conocida como Laos . En la actualidad a penas quedan elefantes autoctonos en territorio laosiano y la mayoria de los que se ven son importados de Tailandia y Myanmar.
Desde el primer momento supe que entrar en Laos era como meterme en una máquina del tiempo y empezar a retroceder décadas , carreteras solitarias , gentes sosegada , arquitectura colonial , infraestructura precaria ; en mi humilde opinión Laos es el pais perfecto para recorrer en bicicleta por muchos factores que ayudan y motivan al cicloturista (la gente,el paisaje,la paz) .Se requiere un estado de forma física adecuado ya que el terreno es muy accidentado no dando tregua alguna , interminables y sufridas subidas donde hay que dar el máximo esfuerzo se entrelazan con vertiginosas bajadas en las que hay que afinar la trazada para no acabar besando el suelo. Algunas carreteras estan bien pavimentadas ,otras por el contrario son una mezcla de piedras y arena que con las lluvias se transforma en un lodazal imposible de ciclar obligandome a desmontar y continuar buena parte del trayecto a pie o hacer autostop hasta el pueblo mas cercano. Recorrer Laos desde Boten a Vientian es sin lugar a dudas una prueba de exigencia personal diaria gratamente recompensada por la divinidad del paisaje y la ilimitada simpatia de sus habitantes.







Y es que en Laos cada vez que hago entrada en alguna población lo primero que sucede al bajar de la bicicleta es verse rodeado de sonrientes niños descalzos ilusionados por mi presencia asi como mayores con cara de asombro y curiosidad pero siempre con la sonrisa en la cara. Si tuviese que describir Laos con una sola palabra elegiría ALEGRIA .
La mayor parte de la gente que voy encontrando en el camino pasan por una irremediable carencia económica que es la pauta a seguir en todo el territorio, aun asi la alegría y la felicidad siempre estan presente en el caracter de sus habitantes .
Laos es un pais que me conquista desde el primer instante con un misil directo al corazón cargado con la esencia y la pureza mas humana .









Centraré el pedaleo en la parte norte del pais desde Boten a Vientiane para una vez en la capital conseguir un transporte hasta el sur del pais para pasar unosdias de relax en Si Phan Don antes de cruzar a Camboya. La primera noche la paso en Luang Namtha a 60 km de la frontera china y saliendome de la ruta que debo seguir pero he visto fotografias de la zona y me apetece conocer esta ciudad ademas si una cosa aprendi en mi andadura por Laos es que no siempre lo que esta en el plan es lo que mas me conviene.
El ritmo de vida se ralentiza nada mas pisar la calle , mucho mas que en cualquier pais de los que llevo visitados desde que empecé a pedalear , tranquilidad y sosiego es lo que predomina en el ambiente y en el caracter de las personas . Me gusta todo lo que veo y durante mi paseo por las calles de la ciudad o pueblo grande empiezo a relacionarme con mucha facilidad con las gentes del lugar , y es que en Laos la gente es muy sociable y accesibe . Sin saber muy bien como ni por qué acabo cenando esa noche en la casa de una familia desempolvando mis nociones de francés casi olvidadas mientras damos cuenta de un suculento pollo con verduras , arroz hervido y como no la peculiar cerveza LAO famosa en todo el pais y de un sabor inimitable . En Luang Namtha acabo pasando 3 dias estupendos explorando la belleza natural de sus alrededores ,las llanuras son de un color verde intenso y las montañas muy abruptas de piedra caliza que otorgan al paisaje un marcado perfil exótico , un regalo para las pupilas . A diario paseo por el mercado matutino local en busca de la fotografia perfecta , es un mercado enteramente con productos locales y para los locales con algunos puestos de comida típica de platos tan visualmente raros como deliciosos . Por las tardes suelo cenar en el mercado nocturno que esta mas orientado al turista con muchas mesas y banquetes para sentarse a comer y compartir una Beer Lao con otros viajeros y gente local .









Han sido unos dias maravillos llenos de paz y armonia en esta pequeña ciudad en la que me habria quedado al menos una semana pero por desgraia debo retomar los pedales y poner rumbo a mi siguiente objetivo, Udomxai a 140 kilometros de distancia . Tengo claro que voy a necesitar minimo dos dias porque aqui los kilometros pesan mucho por su dureza y porque me apetece amoldarme a este ritmo ralentizado propio del pais.
Otra de la cosas que aprendí rapidamente es que en Laos no hay tantas guesthouses entre ciudades lo que me obliga a estar dispuesto en todo momento a dormir en la tienda de campaña o al raso con la mosquitera si es una noche muy calurosa. Dicho esto , mi primera noche como no podia ser de otro modo la paso metido en la tienda que coloco en un sembrado junto a la carretera a mitad de camino mas o menos de Udomxai.
Me cogío la noche en mitad de la carretera sin ningún tipo de población cercana , sin luz y sin a penas sitio donde montar la tienda por ello tuve que acampar en el sembrado intentando destrozar lo menos posible . Esta noche la cena se compone de 3 mangos que una señora me ha regalado por el camino y una botella de cocacola a temperatura ambiente , todo ello bajo un cielo estrellado y con la mínima luz de mi linterna.







He dormido toda la noche del tirón cosa rara en mi ya que con lo miedica que soy suelo tener el sueño muy ligero y despertarme varias veces con cualquier ruidito por leve que sea , pero esta noche he dormido como un crio . Son poco mas de las 6 cuando empiezo a pedalear sin nada en el estómago ,tengo que encontrar algun sitio donde tomar algo porque aqui los sobre esfuerzos se pagan en forma de pájara letal . Es demasiado temprano , la carretera esta totalmente desierta y comienzan las duras rampas , de momento aguanto bien y sigo asi durante varios kilómetros hasta que el cuerpo cede al coronar una escarpada subida bastante larga. Me veo en la obligación de parar a recuperar un poco y buscar algo de comida ; todo esto se debe a mi mala gestión en ruta y mi imperdonable tozudez por querer siempre dejar que el destino haga su trabajo sin interferir en él o como dice mi padre "que sea lo que Dios quiera" . Ya me habian avisado que en Laos hay que ir bien aprovisionado de comida porque lejos de la periferia de las ciudades es muy complicado encontrar sitios donde poder comer viendose uno en la obligación de recurrir a la caridad de la gente . Tumbado al sol en la carretera intentando recuperar resuello oigo el ruido de un arado a motor , hay tres campesinos labrando una parcela a unos 100 metros al otro lado de la carretera. Al acercarme empujando la bici campo a través se sorprenden en un primer momento y seguidamente empezamos a intentar comunicarnos con algunas palabras de francés y la tan recurrida mímica hasta conseguir entender que a solo 5 kilometros hay un pueblo donde poder comprar algo de comida. El pueblo resulta ser una pequeña aldea donde obviamente no espero encontrar ni restaurantes no alojamientos pero si que hay una especie de tiendecita donde ademas de botellas de gasolina se puede comprar algun paquete de patatas y chocolatinas muy raras . Tambien tienen los típicos noodles instantaneos a los que solo hay que poner agua hirviendo y en 3 minutos tienes una sopa de fideos de lo mas sabrosa , compro 3 botes y la señora muy amablemente me prepara uno de ellos que me sienta divinamente. Con el estomago lleno , el camelback recargado de agua y las alforjas repletas de chucherias retomo la marcha con energías renovadas para llegar antes del anochecer a la localidad de Udomxai despues de un largo dia de pedaleo.Consigo alojamiento muy básico pero muy económico ,sin agua caliente ni desayuno ni nada , solo una cama con una mosquitera que no es gran cosa pero me vale ; me doy una ducha y salgo a cenar algo por el pueblo . En uno de los puestos de comida conozco a Tim un guia local experto en llevar a los turistas de treking para conocer los poblados étnicos de los alrededores , es chico es simpatico con muy buen nivel de ingles y me ofrece unirme a un grupo de 3 personas para ir mañana de treking. El precio es barato y me apetece mucho visitar un poblado tribal asi que sin pensarmelo acepto el trato y tras un par de beer Lao y un ratillo de charla nos despedimos hasta la mañana siguiente a las 7 que me recogerá en mi alojamiento.











Con un batido de plátano con café tengo suficiente para afrontar el dia de excursion a los pueblos de las tierras altas . Nunca habria imaginado que la combinación de leche ,café y plátano pudiese resultar tan deliciosa ,tanto que pasa a ser mi desayuno durante los 3 dias de estancia en Udomxai . A las 7:15 -7:20 llega Tim en una furgoneta , dentro ya hay un grupo de 5 personas a las que me uno y tras recoger a otra pareja mas por el camino ponemos rumbo al punto desde donde empezaremos el trekking. Recuerdo que se hizo bastante dura la primera ascensión e incluso nos cayó un chaparroncillo de lo mas simpatico antes de llegar al poblado. Por el camino atravesamos arrozales , campos de tabaco , plataneras , arroyuelos , todo muy bonito y como lo hicimos a un ritmo tranquilo pues se pudo ir disfrutando de la excursión . Una vez en el poblado caminamos entre las casas de madera y bambú parando a cada paso para saludar a los crios y sacar un montón de fotos .Yo la verdad que me llevé una pequeña decepción ya que creia que visitariamos una tribu remota con su cultura aun presente en su vida cotidiana , escasos de ropa y viviendo de lo que la naturaleza les provee . Aqui ya estan muy acostumbrados al contacto con el turista , algunos de los chavales visten con vaqueros y camisetas de fútbol de equipos europeos , hablan bastante bien inglés, usan motocicletas , incluso algunas chozas tienen una antena parabólica que rompe totalmente con la armonía del entorno , aunque facilmente se puede apreciar un poco de esa originalidad que yo busco.
Tambien vi cosas interesantes como por ejemplo que aqui los señores mayores fuman opio en una gruesa caña de bambú a modo de pipa y las mujeres mastican la bitternut (una especie de fruto seco amargo) junto con sosa caustica envuelta en unas hojas frescas (creo que de tabaco) a modo de chicle y que les pone los dientes de color negro.
Lo pasamos muy bien en la excursión y mereció mucho la pena el "paseito" porque se ven paisajes muy chulos, se aprenden cosas que no aparecen en las enciclopedias ni en las guias de viaje y lo mejor como siempre la felicidad de los crios siempre presente.














Mi siguiente destino es Pak Mong a unos 100 kilómetros de distancia , normalmente intentaria cubrir esa distancia en un solo dia pero en Laos hay que tomarselo todo con calma y disfrutar de cada metro de asfalto . Como ya os comenté al principio de esta entrada , el ritmo de vida aqui es lento , muy lento , tan lento que te atrapa con todas sus fuerzas y de nada sirve intentar ir algo mas "acelerado" ya que estaría desubicado , sería poco mas que un bicho raro , una foto desenfocada y acabaría estresado en exceso ya que Laos no se va a adaptar al viajero sino al revés . O te adaptas o... ¡te adaptas! , no hay otra opción y admito que a mi este modo de vida tan relajado me fascina asi que no me fue dificl amoldarme . Teniendo todo esto presente decido hacer la ruta en dos dias con un pedaleo sencillo , redondo y muy relajado , parando a hacer miles de fotos en cada mirador junto a la carretera repleta de vendedores de fruta y verdura , disfrutando de la compañia de los lugareños cuando paro a comer algo , disfrutando el paisaje a la vez que toda la ruta en si. Decido acampar en un puerto de montaña junto a la carretera , monto la tienda en un claro de la selva , enciendo una hoguera y me preparo una sopita de fideos largos mientras en el horizonte el astro rey va buscando el relevo dandole un color rosado a este precioso atardecer. En ese momento aparece un cazador joven con un rifle al hombro y unos pájaros emparentados con el faisan y la perdiz colgando a un lado de un cinturon repleto de cartuchos . Imaginaos el susto que me llevo al ver aparecer semejante tipo por mitad de la jungla , sorprendentemente el chico habla un ingles excelente , le invito a sentarse junto al fuego y nos ponemos a charlar ,en un momento de la conversación el chico me pregunta :

el - ¿No te da mierdo dormir en la selva?
yo- ¿Deberia de tenerlo?
el - Si ,claro que si
yo- ¿Por los animales salvajes?
el- No,no, ¡¡ Gansters !!

Por lo visto existe una mafia que van secuestrando gente para luego vender sus órganos en el mercado negro ; es justo la conversación que necesito para no pegar ojo en toda la noche .El chico me explica que vive en una casa cercana hecha por él mismo con maderas , bambú , hojas de palmera y me invita a pasar la noche bajo su techo junto con su mujer y su hija pequeña a lo que accedo de inmediato pese a no tener ninguna gana de desmontar la tienda , pero esa historia de los gansters retumba en mi cabeza como una hormigonera asi que recogemos todo y caminamos unos 15 minutos hasta su pequeño hogar. La casa es totalmente diáfana de unos 5 x 5 metros con un par de colchones hechos con sabanas llenas de forraje seco ; el matrimonio duerme en uno y la cria en otro , yo dormiré encima del saco sobre la esterilla pero antes compartimos algo de cena, tomamos un té y fumamos de una pipa de bambú con un tabaco muy fuerte.
Por la mañana temprano antes de marcharme la señora me regala una pequeña cestita fabricada con hoja de palmera trenzada , con arroz glutinoso para que me de fuerzas durante el trayecto . Me da hasta pena marcharme porque me han atendido de maravilla pese a ser la gente mas humilde de todas las que me han acogido , no tienen casi de nada pero aun asi me lo han ofrecido todo de corazon , eso ya no es hospitalidad ni generosidad , es mucho más , es humanidad en estado puro , la esencia de la bondad. Otro cachito de corazón que se me queda por el camino y ya van unos cuantos .







Unos 15 kilómetros antes de Pak Mong escucho un plof!! la rueda delantera ha sufrido un reventón deshinchándose tan rápido que no me da tiempo a frenar y acabo desparramao por el suelo con arañazos en un codo y las dos rodillas raspadas . Unas señoras que vienen de recoger leña han visto la caida y se apresuran a echarme una mano para levantarme , una de ellas me lava las heridas con el bidón de agua mientras las otras dos recogen la bicicleta y las alforjas que han quedado esparcidas por toda la carretera . Tengo que desmontar la cubierta para arreglar el reventón si se puede o poner una cámara nueva pero no puedo hacerlo , me duele la muñeca izquierda cada vez que intento hacer fuerza y desisto de forzarla mas no sea que me haya hecho daño de verdad. Con este panorama no puedo seguir pedaleando ni tampoco puedo caminar con soltura porque las rodillas me molestan un poco y no me dejan de chorrear un hilillo de sangre ; tengo que buscar un transporte y afortunadamente por aqui se ve algo de transito de vehiculos .Las señoras me consiguen parar un camión que en 20 minutos me deja en la calle principal de Pak Mong donde esta la guesthouse que me recomendó Tim , el guia de Udomxai . Ya tenía decidido estar un par de dias en esta localidad antes de llegar ,mucho mas ahora con estas magulladuras y aunque en Pak Mong hay poco que ver o hacer yo consigo sacarle bastante partido a mis tres dias de estancia . El primer dia lo dedico a reposar ,tomar analgesicos y ponerme hielo en las rodillas ; la dueña de la guesthouse me recomienda visitar Muang Ngoi Nua un pueblecito muy tranquilo unicamente accesible por el rio , ideal para relajarse durante un par de dias sin hacer poco mas que leer , bañarse en el rio , sacar fotos del magnifico enclave y disfrutar de conversaciones con los escasos viajeros que se acercan hasta aqui . Me alojo en una cabañita de madera sobre pilotes en el rio , una cama con mosquitera , sin luz eléctrica durante el dia y un aseo compartido . Todo muy básico pero suficiente para mi ya que lo que persigo es relajarme y olvidarme del pedaleo durante un par de dias y este sitio es perfecto para ello . La mañana del segundo dia el hijo del dueño de mi alojamiento me invita a acompañarle a pescar "pla buk" yo no sabia que clase de pescado era ese por mas que sus esfuerzos por explicarme fuesen en vano. Estuvimos desde las 6 de la mañana hasta el medio dia soltando todas las piezas que picaban , unas por pequeñas,otras porque no eran buenas para cocinar , hasta que por fin cayó la presa que tanto ansiábamos . Yo estaba cambiandole el agua al canario tras unos arbustos cuando escuché los gritos del chico solicitando mi ayuda , al llegar lo veo haciendo un esfuerzo titánico para no perder la presa , la caña estaba totalmente doblada y obligandonos a ir soltando hilo de apoco para que no partiese , 20 o 25 minutos de lucha y esfuerzo mas tarde el Pla Buk claudicó , un mounstruo de dos metros y 64 centímetros de largo que pesaba lo que no estaba escrito ,sin escamas , totalmente cubierto de baba y con una boca enorme . En ingles le llaman pez gato pero yo lo asemejo mas al Sirulo que tenemos en los pantanos y rios de España. Un pez totalmente inofensivo cuya carne es muy apreciada por los lugareños ; esa noche lo cocinaron de diversas maneras , con distintos tipos de salsa y guarnicion pero siendo sincero es un pescado muy insipido con una textura cartilaginosa que no me hizo mucha gracia pero la experiencia de pescarlo y comerlo en compañia de otros lugareños fue única.









Los dias en Muang Ngoi Nua llegan a su fin , el tiempo vuela cuando lo estamos pasando en grande , ya es hora de volver a Pak Mong para recoger a Traya y ponernos en marcha cuanto antes . El dia es ideal para andar en bicicleta ,esta nublado , corre una brisa fresquita y además el terreno no es tan duro como los dias anteriores ; el firme de la carretera esta muy bien pavimentado lo que ayuda notablemente a que el pedaleo sea mas fluido en las subidas y se traccione mejor en las bajadas pudiendo completar en esta etapa 80 kilómetros,todo un logro teniendo en cuenta que por aqui nada es llano . La lluvia hace acto de presencia poco despues de acabar de montar la tienda en un clarito junto a la carretera , hoy no podré hacer fuego para cocinar asi que me veo tirando de bocata: pan de molde dulce (por el sudeste asiatico es muy común) que compre por equivocación , unas lonchas de un tipo de fiambre que parece jamón cocido pero que sabe a cualquier cosa menos a eso y una cestita de rambutan que le he comprado a un señor por el camino. Me cuesta trabajo conciliar el sueño , es la primera vez que voy a dormir en la tienda desde el dia que el cazador me contó la historia de los secuestradores y no me lo puedo quitar de la cabeza , normalmente dejo un hueco abierto en la cremallera de la tienda para que pase el cable con el que uno mi tobillo con Traya de esta manera si alguien intenta robarme la bici me despertaria de inmediato. Pero esta noche no hay antirrobo que valga ,estoy muy intranquilo y prefiero cerrarme por dentro completamente para darme un poco de seguridad aunque sea mas psicológica que otra cosa , la noche va a ser muy larga .
Por la mañana me despiertan las bocinas de los camioneros y los minibuses de agencias , estoy a solo 30 kilómetros de Luang Prabang en un lugar a orillas del rio donde hay unas cuevas llenas de figuras y estatuas de buda que para mi no tienen mucha relevancia pero es una de las atracciones turisticas en las cercanías . Aqui encuentro a dos chicas alemanas que tambien estan recorriendo Laos en bicicleta , llevan un par de dias descansando en Luang Prabang y me apuntan la idea de tomar un barco para ir hasta la ciudad ,como podemos colocamos las bicis dentro del barquito de madera y descendemos lentamente por el rio en una travesía muy pintoresca con un espectacular paisaje que me recuerda a alguna secuencia de las pelis de Rambo . Me acompañan a su guesthouse donde reservo para los siguientes 3 dias (al final me quedé 6) y tras pegarle un manguerazo a Traya ,me aseo y nos vamos todos a dar una vuelta por la ciudad patrimonio de la humanidad .

Se nota mucho la influencia de la colonizacion por parte de Francia en la distribucion de las calles , la arquitectura tipica de edificios coloniales de la época , la variedad de cafeterias y patisseries ,etc. Es un lugar como digo de marcada influencia y tradición de aquellos dias donde las escuelas eran ècoles y las calles se hacian llamar ruè , cuando la gente se comunicaba en francés y cambiaba el cuenco de arroz por la bagette , incluso el parque movil esta atestado de mercedes clasicos de los 60s . Nunca me han gustado ese tipo de mezcolanzas ,esa filosofia hibrida entre la tradicion y la evolucion marcada forzosamente por la ocupación dl territorio por un estado soberano. Pero Laos es , como decirlo ?.....Laos es Laos , no existe adjetivo para definir como es la idiosincrasia del pueblo laosiano ; gracias a ello Luang Prabang me fascina,me gusta tanto que decido ampliar estancia . Esta ciudad tiene estilo , es especial , mágica ,cautivadora y llena de posibilidades para todo tipo de viajeros con una gran oferta en alojamiento económico en muy buenas condiciones y una gastronomia muy interesante donde tambien se aprecia la marcada influencia francesa en platos como la omelette con fideos de celofan o creps de pollo con chili sin olvidar el pan y la mantequilla asi como los quesitos frescos de la vaca que rie...................









Durante mis dias de relax en Luang Prabang decido alquilarme una scooter para asi poder desplazarme cada dia a los pueblos de los alrededores y asi seguir maravillandome de los exoticos paisajes por los que atraviesa la carretera . A diario visito las cascadas Kuan Si , me encanta pasar horas en la cima contemplando el paisaje ,me aporta la paz y serenidad que necesito para desconectar de tan largo viaje. Siempre comienzo caminando desde la parte mas abajo donde visito a los osos, para ir subiendo progresivamente entre saltos de agua y bonitas pozas donde darse un agradable chapuzón hasta alcanzar la parte mas alta mediante un corto y sencillo trekkin.
Desde lo alto de la cascada principal el panorama es espectacular y propicio para la meditacion ,cierro los ojos y me dejo acariciar por la suave brisa que me transporta a un mundo paralelo , el mundo de los sentidos , donde quedo absorto entre mis ideas y pensamientos con una sensación de total libertad .









Otro de mis pasatiempos es levantarme temprano para ver pasar la comitiva de monjes con sus cuencos donde la gente les va depositando comida , van todos descalzos o en sandalias y en fila india por las calles principales , muy fotogenico todo. Tras esto suelo tomar el desayuno en el Morning Glory Café , todo riquisimo y con un servicio muy amable. Aqui se reunen muchos turistas a comentar sus experiencias ,sus planes y como no podia ser de otro modo este lugar pasa a ser mi cuartel general para la recopilación de información de primerisima mano.







Por las noches nada mejor que cenar en los puestos de comida junto al rio todo muy rico y baratisimo, o sentarse en la terraza de algún restaurante local a dar buena cuenta de una Beer Lao bien fresquita charlando con algún camarero y algunos turistas .
Como dije antes , el tiempo vuela cuando uno esta a gusto y estos seis últimos dias han sido tan fugaces como una lluvia de estrellas , toca volver a equipar a Traya para la ruta y poner pies en polvorosa para alcanzar Vientian antes que me expire el visado , por suerte sé que el trazado una vez pase VangVieng será coser y cantar ,pero por el momento aun me quedan algunos puertos de montaña donde echar el resto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada